Criadero de Perros

Criadero de Perros

El deseo de querer sumar a la familia un perro generalmente da espacio a un proceso de investigación que le permite al futuro dueño recopilar datos de distintas clases de ejemplares caninos y analizar las ventajas y desventajas de una inversión para obtener un animal de raza frente a la adopción de una mascota callejera.

De optar por la alternativa de la compra, el paso siguiente será seleccionar la casta buscada y, a partir de entonces, averiguar los datos de contacto de los criaderos más cercanos al propio domicilio para consultar allí precios y disponibilidad.

Hay que tener en cuenta que en cada país existen numerosos sitios que se presentan como criaderos de perros (ya sea como emprendimiento consolidado o a modo de iniciativa personal y hasta informal), pero no todos ellos son serios o dignos de tener en cuenta.

Criadero de Perros
Criadero de Perros

Dedicarse a la crianza y comercialización de animales es una actividad que debe asumirse con responsabilidad y privilegiando siempre el bienestar de los seres que inspiran el negocio. Lamentablemente, no todos los involucrados en este rubro respetan los derechos de las mascotas y actúan como si lo que tienen para ofrecer son productos a exhibirse en góndolas de supermercados.

Si bien muchos amantes de los animales alientan a adoptar canes desprotegidos que están en los refugios a la espera de alguien dispuesto a ofrecerle un mejor destino, no se puede negar que existe un elevado número de personas que apuesta por la compra de ejemplares de raza por cuestiones de seguridad y confianza. Por eso, esta vez hemos decidido hacer referencia a los criaderos de perros para dar tips que permitan identificar los lugares serios y no ser cómplice de prácticas condenables que desarrollan algunos de los que se hacen llamar criadores.

Un criadero de perros impulsado por profesionales, por ejemplo, jamás ofrecerá cachorros de menos de 40 días. Tampoco pedirá dinero a cambio si el animal no se entrega en las condiciones descriptas con anticipación junto a certificados de buena salud y después de haber recibido las vacunas correspondientes. Menos aún mantendrá a la madre y a sus descendientes en condiciones poco aptas o que generen en los ejemplares estrés o diversos problemas de salud.

Para comprobar qué clase de criadero es el elegido para conseguir un perro, el interesado debe recopilar la mayor cantidad posible de datos sobre el lugar (antigüedad, experiencia, testimonios, etc.) y hacerse presente en, al menos, una oportunidad para observar por sí mismo el sitio y el estado de los animales.

Con esas precauciones y confiando en el sentido común, uno podrá sumar al hogar una mascota sin sentirse cómplice de eventuales conductas que poco tienen que ver con el amor hacia los animales.