Usuario

Clave


Regístrese aquí
Recuperar clave
 


Publicite Aqui


Catálogo Digital


Perros Que Trabajan

El LABRADOR RETRIEVER EN EL TRABAJO I

por Gilles Testard

No puede haber caza sin una ética de parte del cazador, el cual debe otorgarle a su afición el debido respeto de la naturaleza y la protección de las especies salvajes. Desde este punto de vista, sería inimaginable dejar en un zarzal un conejo muerto o a un faisán herido desaparecer para morir escondido debajo de un montículo de ramas secas, tras una larga agonía.

El retriever es el especialista de la búsqueda de la presa abatida; por lo tanto, tiene una gran responsabilidad y tiene que tener un coeficiente de éxito del 100%.

 

La caza

Puro producto británico, el retriever es un excelente auxiliar de caza de las pequeñas presas sin por eso ser un perro de caza en el sentido más genérico del término. En efecto, en ningún caso ha sido seleccionado para acorralar la presa viva para que su dueño la dispare; por el contrario, durante todo el proceso de la caza es discreto, permanece inmóvil y se esfuerza por no entorpecer en lo absoluto la función de su dueño, al tiempo que observa y está atento. Cuando se dispara por primera vez, su dueño le envía a buscar presas heridas, y posteriormente presas muertas.

En su país de origen, Gran Bretaña, existen especialistas del "Picking up". Son conductores de retriever que asisten a la caza sin fusil y que aseguran la recuperación de la presa abatida. Observan el tiro con el objetivo de identificar las piezas que pueden perderse sin necesidad de utilizar al auxiliar. Si observan que un faisán herido está agonizando, enviarán prioritariamente a su perro, y de este modo, limitarán el sufrimiento del animal. Para ello, tienen dos posibilidades:

- Si el retriever ha visto el pájaro, tras la indicación que el dueño realizará con el brazo, el perro acudirá lo más rápidamente posible al último lugar donde lo vió para buscar, tomar la pista, seguirlo, encontrarlo y cobrarlo.

- Si el retriever no ha visto al pájaro, se le indicará con el brazo la dirección que le permitirá ir a la zona en la que el faisán ha desaparecido. Y actuará de la siguiente forma: irá en la dirección indicada, confiando en su dueño, aunque su atención hubiera sido atraía hacia otra dirección, o mediante el silbato , el perro comenzará la búsqueda sistemática que desembocará en el descubrimiento de la pista del pájaro, pudiéndolo cobrar.

Parece evidente que el retriever pueda realizar estas proezas, pero obviamente debe haber recibido la preparación necesaria para ello, haber sido entrenado para sacar provecho de sus cualidades naturales y, de este modo, estar al servicio de su dueño.

Los diferentes tipos de caza en las que el Labrador desempeña una función son: en puesto o a la espera, a la mano, muestra y pasos de aves.

Las cualidades de trabajo del retriever

Un buen Labrador Retriever de caza debe demostrar sus numerosas cualidades que pueden enumerarse de la siguiente forma:

  • "Steadiness" o tranquilidad en el puesto: aptitud para observar la acción de caza sin enervarse ni gemir, tranquilo al pie de su dueño, siendo únicamente un observador y estando atento y listo para intervenir con decisiòn en cuanto se le ordene.
  • "Will to please" o disponibilidad: el retriever está siempre dispuesto a comprender lo que su dueño espera de él si le pide que trabaje en una zona opuesta en la que él ha visto caer la presa. Esta cualidad, además, lo convierte en un perro fácil de adiestrar y fácil de utilizar.
  • Calidad del olfato: tiene que ser fino, debe poseer la aptitud natural para rastrear, ya que deberá buscar un pájaro herido que intenta escapar o una grulla caída al otro lado de la montaña en los Moores escoceses (brezos muy altos y muy densos).
  • Resistencia al esfuerzo: tiene que ser dinámico y capaz de renovar sus búsquedas en el pantano, al igual que en la ladera de la montaña o bien entre los brezos.
  • Resistencia al frío: un perro que tiene que buscar patos en el agua profunda durante los meses de invierno necesita esta aptitud, así como un subpelo muy tupido.
  • Natación: al igual que la anterior, esta aptitud es indispensable.
  • Zarza: no es extraño tener que pedirle a un retriever que recupere presas que hubieran caído o se hubieran refugiado en zarzales que para algunos son muy altos y muy extensos . Según la elección de cría ciertos perros nacen resistentes a los zarzales y otros sensibles, el criador deberá orientar correctamente su selección.
  • Perseverancia: a veces, e incluso a menudo, la presa ha sido mal identificada y la zona en que se busca está mal definida, con lo cual, es inmensa. El retriever no deberá abandonar hasta que la haya rastreado metódicamente. Esta cualidad es la muestra de una gran perseverancia.
  • Respeto de los seres vivos: tal y como lo hemos mencionado anteriormente, el retriever interviene en "ojeos", esto implica trabajar en territorios de gran densidad de presas. Cuando se le envía al cobro de pájaros heridos "runners", a menudo se encuentra en una zona donde hay pájaros vivos que vuelan por encima de los tiradores, que están en su puesto. A pesar de esto, no perderá su sangre fría y sólo buscará a los denominados runners.
  • "Marking" (Marcado): la calidad específica del retriever por excelencia, puesto que es la única categoría de perros que la tiene. Imaginemos a un retriever tranquilo al pie de su dueño, una batida se está llevando a cabo en las remolacheras; qué pueda ser más triste; que a mitad de la caza un pájaro que parecía haber sido atravesado por un tiro siga volando y al cabo de 300 metros suba en vertical y vuelva a caer como una piedra. Este es el tipo de escena que a veces se nos presenta. Cuando el final de la batida ha sido anunciado (quizá una media hora más tarde), el dueño indica a su Labrador la dirección del pájaro en cuestión: éste sale corriendo en línea recta perfecta, se detiene para prospectar en un círculo de 5 metros de diámetro y levanta la cabeza con la presa en el hocico . Ya había identificado el lugar y lo había memorizado. La marcación, es la aptitud para identificar el lugar en el que la presa ha sido abatida, cuando el Labrador está tranquilo al pie de su dueño, a cualquier distancia, que le permite memorizar y dirigirse directamente en cuanto se lo indique su dueño. Los perros muy dotados son capaces, además de memorizar varias piezas.

 

 

 
© 2007 Mi Querido Labrador. Todos los derechos reservados. Diseñado por Simplicity